Alonso Mujica, Beatrice Dellepiane, Dennis Vivas Zelada, Emilio Navarro, Julia Gonzales Zegarra, Lourdes Uzuriaga, Rosa María Orellana.


El 18 de octubre, el pueblo chileno inició una campaña de protestas sociales que han comenzado a cuestionar si el modelo de crecimiento y desarrollo económico que lideró por muchos años en toda la región de América Latina es el mejor camino para el avance de las naciones.

Algunas variables financieras como el tipo de cambio, el índice de precios selectivo de acciones (SP IPSA) de la Bolsa de Comercio de Santiago y las expectativas de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) ya han alertado sobre la situación actual que vive el país.

Desde aquel día, el tipo de cambio se depreció respecto al dólar llegando a un máximo histórico de casi 800 pesos/dólar, un 12.5% más desde los 711 pesos/dólar observado. Asimismo, el índice SP IPSA de la Bolsa de Comercio de Santiago ha caído desde 5.194 puntos hasta 4.412 puntos, un 17.7% menos en lo que será ya casi 1 mes de iniciadas las protestas. Por su parte, según el último informe del Banco Central de Chile, las proyecciónes para la expansión del PBI para este año ha disminuido a 1.9%, mientras que para el 2020 será en 2.3%, y el 2.8% para el 2021, cifras menores a las observadas en el reporte de expectativas macro económicas previo.

Las variaciones en las variables económicas por la actual crisis social y política del país generaría pérdidas en los resultados por las empresas que ya lo están anticipando los mercados financieros. Pero, en tiempos de incertidumbre, ¿Cómo financiar la innovación en nuevos negocios en las empresas?

Según el caso peruano, en tiempos de crisis política vivida durante el 2019, el gobierno ha emitido el Decreto de Urgencia N.º 010-2019 “Decreto de Urgencia que modifica la Ley Nº30309, Ley que promueve la investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación tecnológica”, que hace una reforma tributaria para la deducción de hasta el 215% de los gastos en proyectos de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación tecnológica, con un límite anual aplicable a la deducción adicional de quinientas Unidades Impositivas Tributarias (500 UIT) o USD 600,000 dólares/año aproximadamente vigente a partir de enero de 2020.

La Ley Nº30309, Ley que promueve la investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación tecnológica debería incentivar a las empresas a financiar sus nuevos negocios a través de mecanismos de "Innovación Abierta" en alianza con empresas de tecnología.

Un claro ejemplo de innovación abierta entre las empresas tecnológicas y las empresas financieras es la reciente alianza entre Google y Citibank para ofrecer cuentas corrientes a los clientes que acceden a través de la aplicación de Google Play. Otro ejemplo regional es el consorcio entre la Bolsa de Comercio de Santiago, el Depósito Central de Valores (DCV) y el Grpo GTD para desarrollar blockchain en el mercado financiero.

Para concluir, en momentos de volatilidad económica, social y política; las empresas están comenzando a tomar estratégicas de aplicar la Ley 30309 para sus inversiones en nuevos negocios generando alianzas con empresas especializadas en tecnología e innovación para abordar mejor los desafíos de las cuarta revolución industrial. 


Agradecimientos

Queremos agradecer a las siguientes personas por su ayuda a la hora de debatir el contenido de este documento y por sus comentarios: Alonso Mujica, Beatrice Dellepiane, Dennis Vivas Zelada, Emilio NavarroJulia Gonzales ZegarraLourdes Uzuriaga, Rosa María Orellana.